Los periodistas como contandores de historias

La comunicación para el desarrollo es una vocación árida. Pero bonita ¡eh!. Contamos cosas que muchos no quieren escuchar, somos portavoces de gente invisibilizada a propósito. Trabajamos contra corriente, con pocos recursos. Pero tenemos suerte. Nuestro trabajo es ilusionante: intentamos transmitir valores positivos. Estamos del lado de los buenos. Luchamos por la justicia, la igualdad, la solidaridad, el respeto por la naturaleza, el disfrute por lo que es diferente. Ganamos (a veces) batallas que mejoran el mundo.

Hasta ahora, han sido unos pocos los teóricos de la comunicación para el desarrollo que nos han ayudado y guiado en nuestra tarea. Deberíamos tener más tiempo para leerlos: desde Habermas a Gumucio, desde Mc Bride a Freire. Desde Rosa María Alfaro hasta Javier Erro o Manuel Chaparro. Todos enriquecen nuestras bases teóricas, que mejoran nuestras prácticas comunicativas.

En los últimos meses asistimos a una crisis de las ONG, que también lleva aparejada una crisis de los comunicadores en las ONG (vale, vale…..prometo no mentar la crisis más veces),  pero, ¿por qué llevamos más de cincuenta años intentando cambiar estructuras injustas y hemos conseguido tan poco? ¿Qué está fallando en la comunicación para otro mundo posible? ¿Será que no sabemos explicarnos o  (a veces llego a pensar en momentos de derrotismo) que no tenemos razón?

Felizmente, el nuevo siglo trae gente muy valiente y con ideas. Por ejemplo Martin Kirk y su análisis del proyecto Common Cause, un grupo interdisciplinar de ONG potentes como WWF, Oxfam o Adena que desde Reino Unido profundiza sobre los marcos de valor y su relación con el cambio en las conductas de la gente.

La semana pasada, algunas mentes inquietas y que nos preocupamos sin descanso por esta nuestra tarea de transformar las cosas, tuvimos la suerte de encontrarnos con Michael Narberhaus, uno de los europeos que trata de unir a ONG, movimientos sociales y académicos de cara a  “La gran transición” un movimiento de cambio sobre el que vienen reflexionando instituciones tan serias como la CEPAL además de movimientos ecologistas y demás buscadores de transformación global.

Michael vino a la Coordinadora Española de ONG a presentar su informe “SMart CSo. Leverage points for effective CSO strategies” (algo así como 5 puntos para que las organizaciones seamos más efectivas).

No es este el foro para contaros este interesante informe que habla de la importancia de tratar el pensamiento sistémico, trabajar en red  o innovar en nuevos modelos. Lo tenéis en el link.

Intentaré rescatar el punto que nos afecta más como comunicadores. Algo que podríamos llamar el desarrollo de “nuevas narrativas”, que tiene que ver con nuestro papel como contadores de historias. Porque las historias no son otra cosa que la manera en la que entendemos y explicamos el mundo. Según esta corriente es necesario buscar nuevas narrativas para rellenar los huecos de las historias que han perdido la vigencia. No sé si todo esto es muy enrevesado. A mi entender, nuestro papel de cara a los próximos años, me emocionó. Somos contadores de historias

Para ello nos aconsejó leer a Jonah Sachs en su artículo sobre Creadores de Mitos” publicado en la nada más y nada menos que prestigiosa Harvard Bussiness Review Press (publicación que nunca he leído pero suena cultísima). El libro va dirigido a los “marquetinianos”, pero debería ser leído con mucha atención por nosotros mismos, no vaya a ser que otros nos ganen la batalla.

¿La historia de caperucita sigue vigente? ¿O la de los tres cerditos? ¿Adán y Eva? ¿Que el sueño americano ha fracasado? Tengamos cuidado. Que puede ser sustituido por el discurso de la Tea Party o del Ocuppy Wall Street. Dependiendo de la historia que la sociedad elija,  depende nuestro futuro.

 

Por Arantxa Freire, responsable de Comunicación en la ONG Habitafrica

Anuncios

1 comment so far

  1. Manuela Mesa on

    Estupendo comentario Arancha. Yo añadiría la idea de definir una narrativa común, representada en la idea de The Widening Circle (TWC) Se trata de círculos que se conectan para promover una ciudadanía global, superando visiones reducionaistas :http://www.wideningcircle.org/index.htm.

    Y la idea central de libro de Jonah Sach en torno al concepto “Myth gaps”, que se trata de ocupar los huecos que quedan entre las historias clásicas que conocemos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: