“La medición de la democracia pasa por la pluralidad de los medios de comunicación”. Entrevista a María Pía Matta, Presidenta de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC)

Bajo el lema “Democratizar la palabra para democratizar la sociedad” la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC), lleva más de 20 años promoviendo la democratización de los medios de comunicación y la libertad de expresión como elementos clave para el desarrollo de los pueblos. Su presidenta, María Pía Matta, analiza en esta entrevista el papel de los medios de comunicación en el fomento de la democracia.
– ¿Qué papel juega la comunicación en contextos con bajos niveles de democracia?

Los medios de comunicación no son el cuarto poder, son el poder, son el espacio donde se construye lo público. No es que las agendas políticas sean llevadas a los medios para darlas a conocer, sino que se construyen también en el contexto mediático. Los medios de comunicación son también un poder económico. Por lo tanto, los gobiernos, los Estados y la sociedad civil deben jugar un papel fundamental para fomentar políticas públicas que garanticen el equilibrio en el sistema de medios. Un sistema que, además, garantice dos cuestiones que son fundamentales: la diversidad y la pluralidad, que son herramientas básicas para dar cuenta de la heterogeneidad de nuestras sociedades.

– ¿Podemos hablar, entonces, de sistemas democráticos o no dependiendo de cómo funcionen los medios de comunicación?

Claro, yo creo que la libertad de expresión, la regularización de los medios de comunicación, su monopolización o su apertura, su diversidad en la gestión de formatos se constituyen en ejes claves para medir el grado de democratización de los sistemas. Es decir, un país que tiene sólo un medio de comunicación de un partido o de un gobierno no puede ser considerado democrático. Aquí en España, por ejemplo, hay un problema con el sistema de medios de comunicación; hay una ley de radios comunitarias que no ha salido, que es sumamente precaria y que además no responde procesos de asociacionismo que se viven en España. ¡Y con la diversidad que tiene además este país! Por tanto, hoy más que nunca, tanto en la Corte Interamericana, en América Latina, en la OEA, como en la Unión Europea, se empiezan a dar cuenta de que la medición de la democracia pasa por la pluralidad de los medios de comunicación.

– Visitó Honduras tras el golpe de Estado para comprobar la situación de la comunicación allá. ¿Qué balance tiene de aquella visita?

El balance es que en Honduras hubo un golpe de Estado muy difícil, muy complicado porque no es el golpe de Estado que conocemos de los años 70. Fue un golpe de Estado donde los grandes poderes se unieron absolutamente y donde los medios de comunicación tuvieron un papel central. Recordemos que los dueños de los medios de comunicación en Honduras también son los dueños de las tierras, de las cadenas de comida rápida, de todas las cadenas de la riqueza. Por lo tanto, fue un golpe que se afectó mucho a la ciudadanía. Hubo, si se quiere decir así, una solución que ha supuesto un proceso electoral que muchos dicen que no es claro porque además, cómo se puede hacer una elección en un contexto en el que los medios de comunicación estaban cerrados o abiertos en situaciones muy dificultosas. Creo que la situación en Honduras sigue siendo complicada, la pluralidad del estado de derecho no está siendo respetada. Desde que Porfirio Lobo asumió el cargo, varios periodistas han sido asesinados. O sea, no estamos viendo una mejora de la situación tras las elecciones. Creo, eso sí, que los golpistas fueron inteligentes porque llevaron adelante el proyecto político que tenían. Ante esto, hay una pregunta importante que debemos hacernos: si yo doy un golpe de estado, derribo al presidente constitucionalmente elegido, lo acuso de situaciones que pueden ser ciertas o no, no lo llevo ante la justicia, lo expulso del país y posteriormente, llamo a elecciones ¿significa que ese proceso se legitima sólo por el hecho de haber llamado a elecciones y borrón y cuenta nueva? ¿Significa que si yo tengo mayoría de votos puedo gobernar de ahora para siempre porque soy reelegido? Creo que eso es una debilidad de los actuales sistemas latinoamericanos; el tema de la reelección es una cuestión muy importante a tener en cuenta en región.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: